Reading time: 3 – 5 minutes


Foto por DavidGorgojo (via Flickr)

Artículo original escrito por Adrián Navarro. Sígueme en Twitter.

La forma más notoria de darse cuenta cuando nuestro líder ha perdido suelo y ha dejado de ser el ejemplo a seguir, es cuando, al final, ha cruzado la línea. Esa delgada línea que nos tienta a todos, y que de alguna manera nos catapulta al mundo de la mediocridad. Al final los resultados hablarán pos si solos, dando lugar a conductas como:

Suponer ser excelente en todo, decir y demostrar “saber de todo”, dar rienda suelta para sugerir mejoras para todas las áreas de la organización, “afirmar” conocer la respuesta la crisis mundial !!.


Por si fuera poco, no da pauta a las nuevas ideas, no deja crecer a los subordinados, no les faculta, no confiá en ellos, pues el “es” la piedra angular de todo lo que nos rodea.

Una de las características de estas divas ó personalidades, es que se alimentan de arrogancia, arrogancia que ha crecido debido a pequeños logros a corto, muy coro plazo, estas personalidades por lo general son tibios ( nada de proactivos ) y por ende todos a su alrededor sufren el embate de las malas decisiones. Éstos son de mucho cuidado, hay que actuar con cautela, su naturaleza es, jamás dar pie a las nuevas ideas y mucho menos escucharlas, para éstos el la apertura es un sacrilegio, una pena capital, el echo de que algún subordinado sepa más o cuente con mejores ideas, es la muerte. — Recuerde un único individuó, es incapaz de causar rebuelo con buenas ideas y generar impacto, para eso tiene que conformar un equipo en el que confíe y juntos hacer sinergia para alcanzar los objetivos.

“El mentiroso tiene dos males: que ni cree ni es creído.” – Baltasar Gracian

El líder que cree saberlo todo esta destinado a desaparecer, pero que decir de los líderes que en lugar de afirmar saberlo todo son pasivos hasta en la sopa… no forman equipo, abandona al equipo a mitad de la nada sin rumbo ni dirección, su soledad es su mejor arma, esa es su zona de confotf, esta actitud de líder también es de cuidado ya que el compromiso con el equipo es “nulo, cero, nada” y por lo tanto, no es: un personaje que inspire, que aporte ó participe. Tenga en cuenta que la pereza es un mal hábito que a la larga cobra caro… incluso carga con su salud.

Veamos ahora al líder bonachón, ese que no tiene carácter para hacer frente a las decisiones fuertes, su principal defecto es “consensarlo todo”, la realidad, es un temor irracional dentro de él, a lo que muchos expertos catalogan como la “auto preservación”.


“La confianza en uno mismo es el primer peldaño para ascender por la escalera del éxito.” –Ralph Waldo Emerson.

Al final un mal líder no aceptará el cambio de conducta y mucho menos iniciará un cambio en su interior, y le aseguro “no cambiará”, pero usted tendrá su oportunidad, reflexione sobre lo que ha leeido hoy aquí, inicie los cambios en su interior, pues su momento está mas cerca de lo que se imagina, le recomiendo salir en su busquedad pues… si no va por él, alguien más lo hará.

Y usted: ¿ Está dispuesto a tomar el reto ?, ¿ A perseguir esas oportunidades que se le presenten ?… deje sus comentarios.

 IMPRÍMELO
votar   

Si te ha gustado, por favor considera subscribirte al blog. También puedes ayudarme a promocionar mi trabajo y crear comunidad, votándolo en Bitácoras.com o compartiéndolo en Twitter con tus amigos y seguidores.


, , , -->
Trackback

no comment untill now

Add your comment now


· coogee theme
· 2009-2010 un blog de Adrián Navarro
· Contenido publicado bajo la licencia Creative Commons 3.0 (Reconocimiento)
· Este sitio funciona gracias a Wordpress y Aleux México

Switch to our mobile site

IBSN: Internet Blog Serial Number 010-101-010-9