Reading time: 3 – 4 minutes


Foto por ° ρЯίтΛм ° [away]’s (via Flickr)

Artículo original escrito por Adrián Navarro. Sígueme en Twitter.

Cuando me he topado con equipos desintegrados, donde los conflictos personales y laborales marcan la conducta de cada uno de los integrantes, me resulta difícil no darme cuenta que las fricciones y traiciones “se transpiran y contagian” con mucha facilidad, dando como resultado poca o nula productividad, pero … ¿ Como atacar inteligentemente esta situación sin caer en el intento ?, veamos las siguientes recomendaciones:

1- Alto a las preferencias por algúno de los miembros: Es sumamente fácil dar preferencia a algúno de los miembros del equipo, si bien es cierto, casi siempre se lo ha ganado a pulso, y me refiero a que este individuo es muy responsable, atento y entusiasta, — ¿ Acaso no es el perfil ideal que se espera de cada uno de los integrantes del equipo desde el punto de vista del líder ? –. Mi recomendación para no caer en este error es la siguiente: le sugiero mecanismos de medición que le permitan visualizar la eficiencia y la productividad de manera individual, no sea subjetivo, todo esto le acarrea molestias, envidias, discordias y chismes, creame le llevarán a un callejón sin salida.

2- Alto a los conflictos interpersonales: Si alguno de los miembros incomoda a otros, si les molesta con comentarios fuera de contexto, si les pide dinero y no lo regresa, es necesario intervenir de inmediato, frenar el caos que está por venir, hay que mediar con mucha cautela los conflictos que entre las partes involucradas se generen, escucharles detenida y atentamente, ver las dos historias, y armar sesiones de reconciliación, pues esto le ayudará a salir avante de los problemas. No tema involucrarse, póngase en los zapatos de ambas partes, entiendales, al final el objetivo es formar equipos de alto desempeño… ¿ o no ?.

3- Alto a las intrigas ó hasta el propio líder: Esta es la peor falta, “el talón de Alquiles”, si esto se dá, la destrucción del equipo es inminente, si detecta a un integrante que se vale de la intriga para generar descontento dentro del equipo, ponga un alto inmediatamente, platique con éste, dígale lo que espera de él en el futuro, defina sus prioridades, muestrele como lo ve a futuro y finalmente, modifique su comportamiento, transformele.

Ahora si usted como líder estas tomando el camino del “divide y vencerás”, deténgase, esta rompiendo el equilibrio del equipo, lo partirá en fragmentos y al final fracasara, recuerde le miden en base a resultados.

Por último, si ignora alguno de estos síntomas, o no se involucra lo suficiente para entender a cada uno de los integrantes de su equipo, la desintegración estará más cerca de lo que se imagina, recuerde: en sus manos está transformar los equipos de trabajo, ahora que si no lo hace usted… alguien más vendrá y ocupará su lugar.

 IMPRÍMELO
votar   

Si te ha gustado, por favor considera subscribirte al blog. También puedes ayudarme a promocionar mi trabajo y crear comunidad, votándolo en Bitácoras.com o compartiéndolo en Twitter con tus amigos y seguidores.


, , , -->
Trackback

no comment untill now

Add your comment now


· coogee theme
· 2009-2010 un blog de Adrián Navarro
· Contenido publicado bajo la licencia Creative Commons 3.0 (Reconocimiento)
· Este sitio funciona gracias a Wordpress y Aleux México
IBSN: Internet Blog Serial Number 010-101-010-9